Historias para después de la medianoche

La historia del Necronomicon por H. P. Lovecraft

Necronomicon

El Necronomicon es un libro maldito, oculto y leído por practicantes de magia negra en oscuros rituales. También es un libro que no existe, producto de la imaginación del escritor norteamericano H. P. Lovecraft, el Profeta de Providence. En Este ensayo, complementado con dos notas sacadas de la correspondencia de Lovecraft, se desvelan algunos detalles acerca de la concepción de este grimorio por parte del escritor. Notaremos que en su redacción se mezclan datos históricos e información obtenida de las historias del lore lovecraftiano como si éstas fueran verídicas. Con esto el lector moderno se convencerá del fundamento estrictamente literario de este libro de magia negra.

Escrito en 1927.

(Existen algunas dificultades para establecer la fecha de este ensayo. La mayoría establecen su fecha de publicación en 1936, de acuerdo con la bibliografía Laney-Evans producida por Rebel Press. Esta fecha es espuria pues pretende ser una edición en memoria de Lovecraft, pero éste murió en 1937. La fecha correcta de publicación es 1938. La fecha de 1927 viene del borrador final del ensayo, la cual aparece en una carta enviada a Clark Ashton Smith (“Al curador de las bóvedas de Yoh-Vombis, con los comentarios [?] Del Concoctor”). La carta está fechada en 1927.)

El título ‘Al Azif’ original proviene de azif, que es la palabra que usan los árabes para nombrar aquel sonido nocturno (hecho por insectos) que se supone es el aullar de los demonios. Compuesto por Abdul Alhazred, el poeta loco de Sanaá, Yemen, de quien se decía floreció durante el período de los califas Omeyas, alrededor del año 700 d.C.

Alhazred visitó las ruinas de Babilonia y los secretos subterráneos de Memphis. Pasó diez años en la soledad del gran desierto sur de Arabia, el ‘Roba el Khaliyeh’ o el “Espacio vacío” de los ancianos, y “Dhana” o Desierto Carmesí de los árabes modernos, el cual se supone está habitado por espíritus malignos protectores y por monstruos de la muerte.

De este desierto cuentan muchas extrañas e increíbles maravillas quienes pretenden haberlo penetrado. En sus últimos años, Alhazred vivió en Damasco, donde escribió el Necronomicon (Al Azif), y de su muerte o desaparición final (738 d.C.) se cuentan toda suerte de cosas terribles y a menudo contradictorias. Ibn Khallikan (biógrafo del siglo XII) dice que fue apresado por un monstruo invisible a plena luz del día y devorado horriblemente ante un gran número de testigos paralizados por el miedo. De su locura se cuentan muchas cosas. Afirmó haber visto la fabulosa Irem, o Ciudad de los Pilares, y haber encontrado bajo las ruinas de cierta ciudad desértica sin nombre los impactantes anales y secretos de una raza más antigua que la humanidad. No era más que un musulmán indiferente que adoraba a entidades desconocidas a las que llamaba Yog-Sothoth y Cthulhu.

Necronomicon
Necronomicon

En el año 950 d.C. el Azif, que había ganado una circulación considerable, aunque oculta entre los filósofos de la época, fue traducido en secreto al griego por Theodorus Philetas de Constantinopla con el título de Necronomicon. Durante un siglo llevó a ciertos experimentadores a terribles intentos, cuando fue suprimido y quemado por el patriarca Miguel.

Después de esto, sólo se supo de él de forma furtiva, pero en 1228 Olaus Wormius hizo una traducción latina tardía en la Edad Media, y el texto latino se imprimió dos veces: una en el siglo XV en letra negra (evidentemente en Alemania) y en el siglo XVII (probablemente en español). Ninguna edición tiene marcas de identificación y las dos están ubicadas en cuanto a tiempo y lugar únicamente mediante pruebas tipográficas internas. La obra tanto en latín como en griego fue prohibida por el Papa Gregorio IX en 1232, poco después de su traducción al latín, lo que llamó la atención sobre ella. El original árabe se perdió ya en la época de Wormius, como lo indica su nota preliminar; y no se ha informado de ninguna vista de la copia griega, que se imprimió en Italia entre 1500 y 1550, desde la quema de la biblioteca de un hombre de Salem en 1692. Una traducción al inglés hecha por el Dr. Dee nunca se imprimió, y solo existe en fragmentos recuperado del manuscrito original.

De los textos latinos existentes uno (siglo XV) se conoce que está en el Museo Británico bajo candado, mientras que otro (siglo XVII) está en la Bibliothèque Nationale de Paris. Existen ediciones del siglo XVII en la biblioteca Widener de Harvard, así como, en la biblioteca de la Universidad de Miskatonik en Arkham, además de otro ejemplar en la biblioteca de la Universidad de Buenos Aires.

Muchas otras copias probablemente existan en secreto, y hay rumores de que un ejemplar del siglo XV forma parte de la colección de un célebre millonario estadounidense. Un rumor aún más vago acredita la preservación de un texto griego del siglo XVI en la familia Pickman de Salem; pero si se conservó así, se perdió con el artista R.U. Pickman, que desapareció a principios de 1926. El libro está rígidamente suprimido por las autoridades de la mayoría de los países y por todas las ramas del eclesiástico organizado. Su lectura tiene consecuencias terribles. Fue a partir de los rumores sobre este libro (de los que relativamente pocos del público en general conocen) que se dice que R.W. Chambers derivó la idea de su primera novela El rey de amarillo.

Cronología

  • Al Azif escrito alrededor del 730 d.C. en Damasco por Abdul Alhazred
  • Tr. al griego 950 d.C. como Necronomicon por Theodorus Philetas
  • Quemado por el patriarca Miguel 1050 (es decir, texto griego).  El texto árabe ahora se pierde. Olaus traduce Gr. al latín 1228
  • 1232 latín ed. (y Gr.) supr. por el Papa Gregorio IX
  • 14… Edición impresa en letra negra (Alemania)
  • 15… Gr. texto impreso en Italia
  • 16… Reimpresión en español del texto latino

El Necronomicon en la correspondencia de H. P. Lovecraft

Como complemento a este escrito existe una carta escrita por Lovecraft a Clark Ashton Smith el 27 de noviembre de 1927:

Clark Ashton Smith Círculo de Lovecraft
Clark Ashton Smith

No he tenido la oportunidad de producir material nuevo este otoño, pero he estado clasificando notas y sinopsis en preparación para algunos cuentos monstruosos más adelante. En particular, ¡he elaborado algunos datos sobre el célebre e innombrable Necronomicón del árabe loco Abdul Alhazred! Parece que esta impactante blasfemia fue producida por un nativo de Sanaá, en Yemen, que floreció alrededor del año 700 d.C. e hizo muchas peregrinaciones misteriosas a las ruinas de Babilonia, las catacumbas de Memphis y los páramos desolados y perseguidos por el diablo de los grandes desiertos del sur de Arabia, el Roba el Khaliyeh, donde afirmó haber encontrado registros de cosas más antiguas que la humanidad y haber aprendido la adoración de Yog-Sothoth y Cthulhu. El libro fue producto de la vejez de Abdul, que pasó en Damasco, y el título original era Al Azif, siendo azif (vea las notas de Henley a Vathek) el nombre que se aplicaba a esos extraños ruidos nocturnos (de insectos) que los árabes atribuyen al aullido de los demonios. Alhazred murió —o desapareció— en circunstancias terribles en el año 738. En 950 Al Azif fue traducido al griego por el bizantino Theodorus Philetas bajo el título Necronomicon, y un siglo después fue quemado por orden de Miguel, Patriarca de Constantinopla. Fue traducido al latín por Olaus en 1228, pero colocado en el Index Expurgatorius por el Papa Gregorio IX en 1232. [Tengamos en cuenta que esto no aparece en la versión final del ensayo. La explicación es que el Index no existía en ese momento, como una investigación adicional debe haberle revelado a Lovecraft.] El árabe original se perdió antes de la época de Olaus, y la última copia griega conocida pereció en Salem en 1692. La obra se imprimió en los siglos XV, XVI y XVII, pero se conservan pocas copias. Dondequiera que exista, está cuidadosamente custodiado por el bienestar y la cordura del mundo. Una vez, un hombre leyó la copia en la biblioteca de la Universidad de Miskatonic en Arkham, la leyó y huyó con los ojos desorbitados a las colinas … ¡pero esa es otra historia!

En otra carta más (a James Blish y William Miller, 1936), Lovecraft dice:

Tienes suerte de conseguir copias del infernal y aborrecido Necronomicon. ¿Son los textos latinos impresos en Alemania en el siglo XV, o la versión griega impresa en Italia en 1567, o la traducción española de 1623? ¿O estas copias representan textos diferentes?

* * * * *

El Necronomicon pasó al imaginario popular y ahora es citado en videojuegos, películas, cómics además de varias obras literarias. Existe confusión acerca de si es un libro real de magia negra y algunos afirman tenerlo es bien sabido que se trata de un producto de la imaginación de Lovecraft. En su obra existen referencias de hechicería como se practicaba en tiempos antiguos, pero, como apunté al inicio de este artículo, en su obra se combina lo imaginario con lo real así que hay que tener la mente muy alerta para saber la diferencia.

Si te gustó esta entrada comparte con quien creas que pueda estar interesado. Si me ayudas los gatos de Ulthar te recompensarán 😺.

Antes de irme te dejo una de mis canciones favoritas para dar el goth and roll (surge como una de las innumerables influencias del trabajo de Lovecraft en la producción artística de nuestros días). Discotheque Necronomicon por Killing Miranda:

Killing Miranda – Discotheque Necronomicon

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados